Gira, cambia.

El mundo gira y no podemos hacer nada para evitarlo. 
No podemos enfrentarnos a ello.

La gente cambia a cada segundo que pasa. Cambia su físico, cambia su actitud, sus gestos, sus relaciones. Las personas dejan de ser de un modo y comienzan a cambiar, a veces por voluntad propia, por un deseo que les mueve, otras simplemente para obedecer a otras o porque no tienen más remedio.

Esos cambios a veces nos afectan en mayor o menor medida, de este modo nosotros comenzamos a cambiar también, y generamos de nuevo cambios en otras personas, al final no podemos huir de esos cambios, no podemos vencer al mundo que gira y gira sin parar.

La mayoría de las cosas que suceden a nuestro alrededor no parecen afectarnos lo más mínimo. No nos importa que el joven que vive una calle más abajo haya perdido a su hermano en un accidente de tráfico. No parece importarnos que hace unos días atracaran a alguien al otro extremo de tu ciudad. No parece que nos afecte que en otra parte del mundo un niño haya sido asesinado a sangre fría por un señor de la guerra de su país. Es muy triste, pero nuestro instinto nos dice que no le prestemos atención a ese tipo de cosas, porque hacerlo nos haría más débiles.

Entonces pienso, ¿de verdad me hace débil querer un mundo mejor?


3 comentarios:

  1. Veo que has estado perdido en tus propios pensamientos. Eso siempre es bueno. En cierto modo me he sentido identificado con esta lágrima de tinta tuya. Buen trabajo. Espero poder seguir leyendo cositas así pronto, así que no lo vayas a dejar, ¿de acuerdo? Un besito muy grande desde el jardín del Edén ♥

    ResponderEliminar
  2. Una entrada hermosa, me ha gustado tú manera de pensar y expresarte.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los cumplidos. Lo cierto es que a veces necesitas más palabras para expresarte. Todos pensamos de modos distintos, y uno siempre se alegra de que haya otros que miren el mundo con ojos semejantes.

    ResponderEliminar