Plegaria

Cuantas veces ruegas a tu memoria,
para que te devuelva los viejos días de gloria.
Los días en los que todo era perfecto
en los que no encontrabas ningún defecto.
Aquellas noches que pasabas en vela
despierto, por el susurro de sus venas,
por aquel pulso de aquel corazón
cuyos latidos se convirtieron en la sinfonía
de la mejor canción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario