Vida

A veces pienso que no soy más que un monstruo. Un monstruo astuto y decidido que quiere acabar con todos los humanos que, a mi parecer, no deberían existir, pues su existencia destroza el mundo. Pero yo también soy humano, incluso si me comporto como un monstruo, incluso si soy un monstruo, sigo siendo humano. ¿Significa eso que quiero dejar de existir? Esa pregunta me aterra, hace que me sienta extremadamente débil, frágil, como una flor que es arrastrada por el viento sin poder oponerse. ¿Quiero, simplemente, desaparecer?

A veces siento tristeza, lloro durante minutos, a veces horas. Le echo la culpa a cualquier serie, imagen, libro que esté captando mi atención en ese momento pero, ¿realmente es así? ¿No son en realidad esas cosas simples detonantes para que pueda expresarme de verdad? Porque muchas veces lo pienso, que no es más que una excusa. Ves un grupo de amigos que se separan y se juntan de nuevo tras mucho tiempo sin poder entenderse, en una serie, un libro.... y te das cuenta de que eso es lo que tu sientes, y no puedes dejar de llorar, porque sabes que la realidad es distinta, que las cosas desaparecen y no puedes volver atrás.
Porque ya nunca volveréis a estar todos juntos, en un día de playa montados en barcas infladas, jugando en el agua como si eso fuera lo mejor del mundo, porque ya no podrás reunirte con todos a la salida del instituto para charlar justo antes de volver a casa, ni caminaras junto a los amigos que vivían "de camino" a casa. Porque ya no podrás estar esperando a que papá venga de trabajar y te diga que le ayudes con las botas del trabajo y cuando le ayudas te encuentras unas monedas que él ya había puesto para que tú te sorprendieras. Porque ya nunca podrá llevarte a pescar, porque lo hizo cuando te lo prometió, pero ya nunca más. Porque mamá no volverá a sonreír, igual que tus hermanos no volverán a tratarte como aquel niño llorica que se molestaba por todo. Porque nunca nada será igual.

Por eso lloras y lloras durante horas, por eso aceptas que no eres ningún monstruo, que solo eres un niño estúpido que no quiere aceptar que las cosas cambian y que no puedes hacer nada, aceptas que no tienes ningún poder, que todo está en tu cabeza, no importa cuantas veces le hables al aire, no importa cuantos personajes crees o cuantos cuentos quieras hacer. Papá se fue, el abuelo, mamá se irá, la abuela se irá, los hermanos, los amigos, el amor, incluso tú mismo, todo desaparecerá y no puedes impedirlo, por eso no haces más que llorar y soñar con la eternidad...

Por eso lloras y lloras...

Porque al final no quedará más que el recuerdo de lo que un día fue tu vida.

4 comentarios:

  1. Increíble expresión de sentimientos... Recuerda que en cada final existe un principio, y que la capacidad del hombre es infinita. Aunque lo vivido nunca regrese, en nuestras manos esta el que transformemos nuestro día a día en algo que merezca la pena vivir, en algo por lo que luchar. Sigue adelante, mira al frente y nunca te rindas, porque los sueños,a veces, y solo a veces, pueden hacerse realidad(pero solo cuando lo deseas de verdad ;) ) y siempre y cuando sean cosas realizables, cada vez escribes mejor, sigue así! Atentamente, un amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, lo cierto es que cada vez tengo más claro como debo continuar, tengo más claro que mi mundo no va a detenerse y que soy yo quien debe aceptarlo y actuar en consecuencia.
      "No he de rendirme aunque caiga al andar" escuché más de una vez, y ahora creo que puedo entenderlo de corazón.

      Eliminar
  2. Una entrada que me esta haciendo reflexionar. Yo me he llegado a creer mala persona y que estoy loca. Pero tan solo estoy a merced de la vida. Y llorar es algo que no tan solo hacen los niños, y de todos modos no me gusta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pienses que estás loca, eres simplemente una más. Llora si lo necesitas y ríe siempre que puedas. Es algo que me ha costado pero he llegado a aprender.

      Eliminar