Versos inesperados

Lágrimas de un rojo brillante
sobre un fondo de pálida piel.
Llanto oscuro y abundante
que inunda el corazón.

Pero no temas pequeño humano,
no temas a los monstruos de la razón,
no temas a la esencia del alma.
Vive entre luces y sombras
en un baile sin final
donde vida y muerte desbordan
y caen a un suelo de equidad.

Humanos que corrompen el libre albedrío,
que destruyen la libre elección.
El baile terminó para ellos.
La luz se apagó.
En un mundo de sombras ahora yacen,
en un mundo sin luz ni calor.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias : ) La verdad es que no me paré a pensar en ello ni nada, no es como cuando redacto el capítulo para una historia en la cuál tengo que pensar y demás. Lo cierto es que estaba sentado sin hacer nada, dejé caer el bolígrafo sobre el papel y palabra a palabra fui formando esto ^^

      Eliminar